Contenidos contratados por la marca que se menciona

Vestir en blanco y negro es, sin duda, una apuesta segura pero —generalmente— está exenta de osadía y, seguramente, lo último que quieres, ahora que la primavera ha llegado para quedarse, es que tus looks no aprovechen toda la paleta de tonalidades que por fin podemos sacar a la luz, ¿verdad? Si vas a hacer el cambio de armario estacional durante estos días, presta atención a los colores que no deben faltar, con los que te sentirás identificada y que convertirán tus looks en una explosión de alegría y originalidad.

 

Rosa nude, mucho más que un color

Pink Sunsets 😍 #LA #LosAngeles

Una publicación compartida de 💃🏻Sara (@collagevintage) el

Hay colores que no necesitan aparecer en ningún listado de tendencias porque son mucho más que una moda pasajera. Es el caso del rosa, concretamente el rosa nude.

Esta tonalidad, nunca pasa de moda puesto que al ser de un color muy parecido al de la piel, no genera grandes contrastes y ayuda a estilizar la silueta. Por eso se utiliza tanto en zapatos, para crear un efecto óptico de piernas más largas.

Otra de sus ventajas es que combina bien con prácticamente toda la paleta de colores. Aunque normalmente se suele combinar con colores totalmente opuestos, para generar contraste, lo cierto es que, en términos fashionistas, combinar el rosa nude con los tonos presentes en la naturaleza es el último furor.

No hay más que echar un vistazo a las cuentas de las influencers que dominan a la perfección la mezcla del nude con tonos presentes en la naturaleza que recuerdan a lugares exóticos, como los áridos desiertos del Sáhara o los colores arcillosos de Marrakech, como el camel o el teja.

Quizás, por esa curiosidad de explorar y hacer nuevas mezclas de colores, en principio, difícilmente combinables, el rosa nude tiene especial éxito en la generación millennial. ¿Combinar nude con negro? Eso es demasiado fácil para una generación que disfruta experimentando con la moda de la misma manera que lo hace con la arquitectura, los viajes, la cultura o la gastronomía.

Prueba de ello es la información que comparte a través de las redes sociales. Si esta va teñida de color rosa pastel, empolvado o nude, se viraliza en cuestión de segundos. No hay más que ver, por ejemplo, cómo es el packaging del nuevo perfume de Chloé, Nomade, ideado para convertirse en el perfecto compañero de viaje de todas las chicas nacidas a partir de los años ochenta o por qué toda millennial que visita París necesita compartir una foto con la Maison Rose de fondo en su cuenta de Instagram.

Además, es muy común utilizar el rosa nude con otras tendencias muy identificativas de esta generación. Encajarlo, por ejemplo, dentro del athleisure, o lo que es lo mismo, la moda deportiva pero chic que tanto gusta a los jóvenes, es una tarea casi natural. Si lo llevas a modo de sudadera, nada como combinarlo con tus vaqueros favoritos y las deportivas más cómodas.

Pero, para terminar, y apelando a la originalidad de la que hablábamos que tienes que tener para vestir en primavera, y aprovechando que es época de eventos sociales, te lanzamos una idea: chaqueta rosa nude con vestido color champagne, al fin y al cabo te vas a una fiesta. ¿Te atreves?

Ultraviolet, el color del año según Pantone

Hortensias �

Una publicación compartida de Nuria Val (@frecklesnur) el

Continuamos nuestro repaso cromático por el más famoso del 2018: el Ultra Violet. Y es que todos los años, Pantone elige el denominado Color del Año, aquel que representa mejor las tendencias venideras en cualquier ámbito de la vida.

Esta decisión la toma la marca, junto con un comité de expertos en color, basándose en las corrientes del momento relacionadas no solo con la moda, la decoración, el arte, la gastronomía o la música. También se fijan en otros factores relacionados con la situación política y económica del momento y el estado de ánimo general.

Y sí, parece ser que el Ultra Violet, o lo que es lo mismo, un tono morado de gran intensidad, es el color perfecto que los define.

El veredicto se hizo público a finales del 2017, y unos meses después, hemos podido comprobar que no iban desencaminados, ya que este color también está vinculado al revolucionario movimiento feminista que estamos viviendo.

��� #bodameriymanu

Una publicación compartida de MARIA POMBO (@mariapombo) el

El Ultra Violet, además, se asocia con la originalidad ya que, en términos fashionistas, siempre ha sido considerado como un color algo difícil de combinar. Así que decantarte por él en tus looks diarios puede llegar a convertirse en un divertido reto de estilo. Pero todo depende del grado de riesgo que estés dispuesta a tomar.

Si no sueles llevarlo pero quieres animarte con él, lo mejor es añadirlo en pequeñas dosis, es decir, a través de los complementos, como un bolso, un pañuelo, unos maxipendientes…

Si esta primera toma de contacto es de tu agrado, puedes dar un paso más e introducirlo en las prendas de tu uniforme principal. El nivel de experta llega cuando te atreves con el total look, o incluso si decides convertirlo en tu color de pelo, por no hablar de combinarlo con colores tan opuestos como el verde. Eso sí, un look donde el color block hace acto de presencia te dará como recompensa muchos likes en tu cuenta de Instagram.

El color de la generación Z: el amarillo

Mirrors in the desert. #ChloeGirls

Una publicación compartida de Nina Urgell Cloquell (@ninauc) el

Pantone sigue hablando y va más allá del Ultra Violet. La marca experta en colorimetría ha marcado el amarillo, en todas sus tonalidades, como otro de los colores que más llevaremos esta primavera. Además, es uno de los colores favoritos de las centennials, también conocidas como las chicas de la generación Z, la que abarca a los nacidos a finales de los años 90.

Y tiene su sentido, el amarillo, injustamente tachado como el color de la mala suerte, en realidad significa alegría, optimismo, diversión, inteligencia o creatividad, adjetivos que identifican a la perfección a las nuevas generaciones.

Sin duda alguna, como mejor te vas a ver con él es a medida que tu piel vaya cogiendo color, pero por suerte, todas las tonalidades son válidas y eso incluye el ocre, un color que, a priori, combina bien con todo, especialmente con negro.

Naranja sí, en tono melocotón también

La temporada de recolección de melocotones en España se produce entre los meses de mayo y septiembre, por lo que se podría decir que esta fruta es para el verano, y como tal, su característico color, está asociado a la llegada del buen tiempo.

Quizás es por eso por lo que esta original tonalidad tiene tantas adeptas. Por eso, y por las tendencias coloristas capilares que han puesto de moda el color peach, y las de belleza, que apuntan al color melocotón como uno de los favoritos para usar en maquillaje.

Pero como ocurre con el resto de colores tendencia, las modas ahora son mucho más abiertas y no se conforman con una sola tonalidad. Por eso, la colorimetría anaranjada en todo su esplendor es más que bienvenida esta primavera.

Nos fascina si lo combinas con tonos tierra —léase beige o camel—— y nos da igual que estos tonos complementarios sean parte del look o el color predominante del lugar al que te hayas escapado a desconectar.

Happy weekend from a happy kid who’s heading to one of my favorite places. 🐪 #marrakech #morocco

Una publicación compartida de BELEN HOSTALET (@belenhostalet) el

En resumen, la ciencia de la colorimetría está de tu lado, y la primavera es el mejor momento para experimentar. Llena tu armario de los colores con los que más cómoda te sientas, tanto si están en tendencia como si no, y empieza a colorear tus daily outfits (y tus stories). Like, like, like!